Le llevo los papeles, le traigo la máquina de humo, le falsifico las mil y un firmas, le consigo el asistente de dirección y le hago el reemplazo de la muertita en su piloto…termino enferma y el señor no da ni media señal de vida. Todo el mundo me llamó para ver cómo estaba y él no es capaz de mandarme ni un mensaje de texto.
Al final voy a pensar que sólo me quiere mientras le solucione sus problemas. Eso no es amor. Amor es cuidarte cuando estás enferma, que te traigan la peli que dijiste que querías ver, que te vayan a ver a las obras de teatro en las que actúas, aún si son bizarras, que te preparen el desayuno y te lo traigan a la cama….
Y yo sigo haciendo gruyas, aunque ya no sé para qué.